Maria Acaso: Método placenta

En la primera sesión del seminario Arte Paisaje Contexto Aprendizaje, María Acaso, profesora del área de Didáctica de la Expresión Plástica de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, realiza un recorrido por las distintas corrientes para la educación artística para “después del derrumbe”, aludiendo al momento de la caída de las Torres Gemelas como punto de inflexión en la historia de las imágenes.

A partir de este recorrido y utilizando ejemplos extraídos de la publicidad ha presentado el “Método Placenta” desarrollado por ella, misma bajo la idea de la educación como un organismo vivo que nos acompaña durante una etapa del crecimiento para luego desprenderse.

En muchos de los lugares donde se pretende que la educación suceda, existe una total desconexión de las instituciones educativas formales y de muchas de las no formales, con respecto al mundo exterior a ellas. Gran parte de las escuelas y universidades viven de cara a su interior y los contenidos se distribuyen de forma aislada, sin conexión alguna con los sucesos, autores y contextos en los que se crearon. Para emigrar desde el paradigma de la institución educativa como isla a la institución como nodo, la rEDUvolution trabaja con lo que está ocurriendo en tiempo real fuera de las paredes del aula, pasando de lo abstracto a lo tangible, relacionando los contenidos con su contexto de producción.

Debemos de tender un puente entre lo que ocurre en el exterior y lo que ocurre en el espacio pedagógico y a este puente es lo que se llama Educación Expandida, la educación sucede en cualquier momento y en cualquier lugar y, añado, con cualquier contenido. La metodología de trabajo por proyectos debe de realizarse llevando a cabo dichos proyectos en la realidad, traspasando los muros y no dejando que una vez más suceda el simulacro.

También parece importante crear proyectos que tengan repercusión en la vida real. Cuando las instituciones no establecen cauces con la realidad, sus efectos no tienen repercusión en el mundo real, no existen consecuencias, los proyectos funcionan como un eslabón de la cadena de simulacros que conduce al (des)aprendizaje. Por esta razón, la práctica, el hacer, debe de estar en la medida que podamos, relacionada con contextos reales de desarrollo, tiene que tener función y servicio, tiene que servir para algo, tener sentido.

Cuando lo que ocurre en la escuela tiene que ver con hacer, cuando aparece la experiencia real, se vuelve proyecto y ese proyecto además da servicio a la comunidad que opera en el contexto inmediato, es cuando el aprendizaje sucede con toda su fuerza.

Los Manifiestos constituyen el primer paso del Método Placenta y consisten en una forma de reflexionar sobre la pedagogía a través de formatos de arte contemporáneo. Progresivamente, desde formas de reflexión escritas, los estudiantes han emigrado hacia formas de reflexión visuales que también han emigrado desde las representaciones visuales bidimensionales estáticas a formatos en movimiento como el vídeo y el performance así como a representaciones tridimensionales como la instalación.

Que un manifiesto sea el primer paso a dar por un profesor tiene que ver con la necesidad de plantearnos cómo y para qué en cualquier proceso didáctico en vez de acometer la práctica sin adentrarnos en la reflexión, tal como nos recomiendo Donald Schon en sus libros El profesional reflexivo y el profesor reflexivo. Acometer la práctica desde su repensamiento puede llevar a entendernos como los intelectuales transformativos que Giroux entiende que somos los profesores.

Los manifiestos se han desarrollado a través de instalaciones y performances entre los que cabe resaltar el Museo Tóxico en el que se presentaron diferentes piezas de arte contemporáneo como el rollo de papel higiénico escrito a manera de chuleta o lata de sardinas con estudiantes enlatados, así como el vídeo Sopa de Letras, una muy afortunada manera de narrar que significa el aprendizaje bulímico.

El Método Placenta consiste en llevar lo proyectual hasta lo pedagógico intentando erradicar los términos “unidad didáctica” o “programación” los cuales alejan la educación de los procesos de trabajo de otras disciplinas. Como dice también Roger Schank, la universidad no sirve de nada si no se fomenta desde ella el aprender haciendo, los proyectos reales, la práctica.


fuentes:
http://www.transversalia.net/index.php?option=com_content&task=view&id=109&Itemid=101

http://www.slideshare.net/Transversalia/10-el-metodo-placenta-1461454?type=presentation

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s