Narraciones

Con la intención de abordar el problema de las acciones demasiado metafórica estuvimos pensando varias formas de dotar de contenido y contexto a los planteamientos abordados desde que comenzamos trabajar.De momento, lo que se nos ha ocurrido es proyectar un video hecho con videos de manifestaciones por la educación (contexto) y, por otra parte, el uso de una voz que lea un texto sobre educación (contenido).

Como posible texto se han extraído una serie de párrafos del libro Aviso a escolares y estudiantes de Raoul Vaneigem, que podrían servir como narración:

No hay año en el que decenas de profesores y de maestros inventivos no sugieran métodos de enseñanza fundados en un nuevo acuerdo de los seres y de las cosas. Vosotros que os quejáis de la cantidad de burócratas que usurpan el nombre de enseñantes, y que arrojan sobre el planeta la fría mirada de las cifras a fuerza de limitar su interés a la nómina, ¿cuándo habéis reivindicado que fuesen llevadas adelante las ideas de Freinet y de algunos otros de saber generoso? ¿Cuándo habéis opuesto a los destiladores de aburrimiento que os gobiernan, proyectos de educación lúdica y viva? ¿Habéis intentado alguna vez sustituir la relación jerárquica entre maestros y alumnos por una relación ya no fundada en la obediencia sino en el ejercicio de la creatividad individual y colectiva?

Cuando políticos de una consternadora mediocridad os invitan a someterles vuestras reivindicaciones, ¿no tienen acaso la satisfacción de encontraros tan indigentes como ellos, si no financieramente sí al menos en inteligencia y en imaginación? No dudéis que al precio de rebajas por el que os ponéis a sueldo, os conceden sin vacilar el derecho a chotearos de ellos en grandes manifestaciones catárticas.

La peor resignación es la que se da a sí misma la coartada de la revuelta. ¿Tan poca estima tenéis por vosotros mismos que no os tomáis tiempo para identificar vuestros deseos de vida, que no sabéis qué existencia deseáis llevar? ¿No sospecháis más elección que la que oficialmente se os propone en la alternativa entre la pobreza del rico y la miseria del pobre?

Nada mata con mayor seguridad que contentarse con sobrevivir.

Mientras todo se va a pique al hilo de una desesperanza que inspira la autodestrucción planetaria económicamente programada, hay ahí un mundo abandonado, un mundo que es importante restaurar, despojar de sus perjuicios y reedificar para nuestro bien-estar, como si, haciéndose pedazos, el espejo de las ilusiones consumistas hubiera puesto la felicidad a nuestro alcance después de haber mostrado su reflejo engañoso.

¿Disminuir el tiempo de trabajo para repartirlo mejor? Sea. Pero ¿en qué perspectiva y con qué consciencia? Si el objetivo de la operación es, para la mayoría, producir más bienes y servicios útiles para el mercado y no para la vida a cambio de un salario que pagará su consumo creciente, entonces el viejo capitalismo habrá recuperado en su beneficio lo que finge abandonar a beneficio de todos.

Os corresponde a vosotros – y a la nueva escuela que inventaréis- impedir que la creatividad, objetivamente estimulada por la promesa de empleos de utilidad pública, pique el anzuelo de la alienación económica apartándose de la creación de sí.

Si olvidáis lo que sois y en qué vida queréis estar, no esperéis otra suerte que la de una mercancía buena para ser tirada una vez superado el peaje.

El dinero del servicio público no debe estar ya al servicio del dinero.

La educación incumbe a la creación de las personas, no a la producción de mercancías. ¿Acaso sólo habremos revocado el absurdo despotismo de los dioses para tolerar el fatalismo de una economía que corrompe y degrada la vida sobre el planeta y nuestra existencia cotidiana?

La única arma de la que disponemos es la voluntad de vivir, aliada con la consciencia que la propaga. Si se la juzga por la capacidad del hombre de subvertir lo que le mata, puede ser una arma absoluta.

A las colectividades de alumnos de profesores les corresponderá la tarea de arrancar la escuela de la glaciación del beneficio y devolverla a la simple generosidad de lo humano. Porque más pronto o más tarde será preciso que la calidad de la vida acceda a la soberanía que le deniega una economía reducida a vender y a valorizar su debacle.

Desde el momento en que concibáis el proyecto de una enseñanza fundada en un pacto natural con la vida, no tendréis ya que mendigar el dinero de los que os explotan y os desprecian rentabilizándoos. Lo exigiréis, porque sabréis por qué y cómo adueñaros de él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s